La Caja de Previsión Social en conjunto con el Ministerio de Salud de Santa Cruz, comunica e invita a todos los adultos mayores a vacunarse. La misma está a cargo de la enfermera Cristina Zappa, quien atiende de lunes a viernes de 8:30 a 13 horas en las instalaciones del Ente Previsional. Los beneficiarios provinciales que se acerquen deben presentar carnet de jubilado o su Documento Nacional de Identidad.

Asimismo, el Servicio también cuenta con las vacunas Antineumococcica y contra la Hepatitis B. los interesados, también podrán disponer de toda cartilla informativa que ofrece el Servicio.

Además, se informa a quienes no pueden trasladarse hasta el Ente Previsional, que se comuniquen (424074 – Int: 104), o bien se acerque algún familiar a inscribirlos en la enfermería y se convenga un horario para realizar la visita que comenzará en las próximas semanas. De la misma manera, podrán realizar controles de signos vitales (control de glucemia, de presión y de peso).

Al respecto, Zappa subrayó la importancia “que tenemos de salir a vacunar a nuestros jubilados que no tienen la posibilidad de acercarse. Ya tenemos una lista que realizamos el año pasado y que en los próximos días, continuaremos con la vacunación a domicilio. Pedimos a quienes aún no informaron esta situación, que se acerquen a nuestras instalaciones para informar dicha situación”.

Igualmente, destacó que aún “existe la falsa creencia de que al recibir la inmunización contra la influenza se puede adquirir la enfermedad. Lo cierto es que al tratarse de una vacuna inactiva, no puede provocar un cuadro gripal el hecho de recibirla. Como efecto adverso es posible que quien la reciba sienta un poco de dolor local y cerca de un 3% puede presentar un cuadro de fiebre leve durante los primeros días”.

Cabe destacar que la vacuna contra la gripe forma parte del calendario nacional y debe ser recibida todos los años por niños de entre 6 y 24 meses. También las embarazadas hasta 10 días antes del parto y puérperas, personas entre 2 y 64 años de edad con enfermedades cardíacas, respiratorias, renales crónicas, inmunodepresión, diabetes u obesidad; mayores de 65 años y personal de salud.